Utilizan la realidad virtual como sedante

realidad-virtual

La realidad virtual se cuela en el quirófano

La realidad virtual impregna cada vez más nuestras vidas.

En México un cirujano la está utilizando para realizar operaciones quirúrgicas en una clínica donde tiene dificultades para conseguir medicamentos.

Estamos en la mesa de operaciones con Ana María, una señora de 61 años que siempre quiso visitar Machu Picchu. A Ana María la operan hoy de un lipoma mientras hace realidad el viaje de sus sueños. Cuando el cirujano aplica anestesia local para empezar a hacer una incisión, la paciente empieza a explorar las antiguas ruinas mayas.

Ana María sufre de hipertensión. Aunque en su caso está indicada la anestesia local para realizar la operación, existe un riesgo elevado de que la paciente se ponga nerviosa y termine con una presión por las nubes.

Para evitarlo, el doctor Jose Luis Mosso Vazquez le ajusta unas gafas de visión 3D y empieza a trasladar a la paciente a un viaje virtual que durará el tiempo que tarde en realizarse la operación.

La realidad virtual puede convertirse en un arma terapéutica poderosa. Al distraer al paciente puede conseguir reducir la ansiedad y elevar los umbrales de dolor. El uso de la realidad virtual puede aportar beneficios económicos, debido a que se reduce la necesidad de comprar fármacos. Pero lo más importante son los beneficios que obtienen los pacientes al reducir los efectos secundarios asociados a la administración de medicamentos.

Todo empezó con Spiderman

La inspiración le vino al doctor Mosso después de comprarle un juego de SpiderMan en 3D a su hijo mayor. El chico terminó tan absorto en el juego que ni siquiera escuchaba la llamada de su madre para cenar.

Mosso empezó a utilizar el videojuego durante endoscopias gastrointestinales. En este procedimiento se introduce por la boca una cámara en el extremo de un tubo flexible. La experiencia para el paciente puede ser tan desagradable que con frecuencia tenía que recurrir a la sedación completa. Pero entonces empezó a utilizar el juego en 3D de Spiderman.

El médico fue preguntándole a sus pacientes como se sentían y el nivel de dolor que experimentaban durante la endoscopia. Los resultados fueron presentados en un congreso celebrado en California que trataba sobre la aplicación de la realidad virtual en medicina.

La realidad virtual en medicina

La idea de emplear la realidad virtual para reducir la ansiedad de los pacientes fue utilizada por primera vez en la Universidad de Seattle. Hunter Hoffman, un psicologo cognitivo desarrolló un juego de realidad virtual llamado SnowWorld (mundo de nieve), para ayudar a pacientes con quemaduras severas mientras se les realizaban las curas. Los investigadores pensaron que sin conseguían que el paciente entrase en el mundo virtual que habían diseñado, lograrían desviarlo del dolor que experimentaban en el mundo real. Y funcionó. Hoffman y su equipo consiguieron demostrar que su experimento podía reducir el dolor de los pacientes hasta en un 50%.

Durante la conferencia el doctor Mosso explicó sus trabajos a Albert Rizzo, un psicólogo de la universidad de California del Sur que había diseñado un complejo equipo para sumergir a los pacientes en una realidad paralela.

Mosso regresó a mexico con un equipo donado por el doctor Rizzo y empezó a utilizarlo en una gran variedad de situaciones. Desde la asistencia durante partos a la recuperación en pacientes que habían sido operados de corazón. Pero donde consigue más éxito es en las operaciones de cirugía menor, como la extracción de lipomas.

Mosso está utilizando un escenario virtual donado por Brenda Wiederhold, del centro de realidad virtual aplicada a la medicina en San Diego. Durante la inmersión en el mundo virtual los pacientes pueden recorrer ríos, lagos, bosques y montañas.

Sustituto a la anestesia

La realidad virtual está siendo ampliamente estudiada por equipos a lo largo de todo el mundo para aliviar el dolor en tratamientos médicos. Incluso en las consultas odontológicas.

Cuando se emplea la realidad virtual se reduce a la mitad la cantidad de sedación necesaria. En algunos casos se evita por completo. Para la clínica en la que trabaja Mosso es un importante ahorro “Los sedantes como el fentanyl y midazolam son muy costosos”, afirma. Estima que los costes quirúrgicos se reducen un 25%, a pesar de que todavía no tiene cifras exactas. Los beneficios para el paciente son inestimables. En general se van a casa una hora después de la operación cuando reciben anestesia local. Por el contrario, si la anestesia es general deben permanecer un día más hospitalizados.

Nuestra dependencia a los opiáceos

Los sistemas sanitarios emplean ingentes cantidades de opiáceos para aliviar el sufrimiento en enfermedades que cursan con dolor crónico, como pueden ser el dolor de espalda, la osteoartritis y la artritis reumatoide.

De acuerdo con la asociación de cirujanos de Norteamérica, los Estados Unidos se enfrentan a una creciente adicción a los opiáceos suministrados como medicamentos. La realidad virtual podría ser una terapia alternativa que evite los efectos colaterales de la medicación a la vez que mejore las condiciones de vida de los pacientes.

El futuro de la realidad virtual en medicina

Por el momento las aplicaciones de la realidad virtual para el tratamiento de pacientes se circunscriben a una mera distracción para aliviar el dolor asociado a intervenciones médicas o patologías. No es poco el beneficio. El dolor, que es un mecanismo de la naturaleza para protegernos, es la principal causa de sufrimiento de muchas personas. Sin embargo, el futuro puede ser más prometedor.

Estamos en el nacimiento de la aplicación de una tecnología a la salud. No sabemos cual será su alcance. De lo que si podemos estar seguros es de que influirá profundamente en nuestro bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *